“Fue el año más difícil de la historia de la LMP”: Canizales Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

“Fue el año más difícil de la historia de la LMP”: Canizales

El presidente de la Liga Arco del Pacífico analiza lo realizado en el que se considera el año más complicado para el deporte.

Fue el año más difícil de la historia de la LMP: Canizales

Terminó la temporada más difícil de la historia del beisbol invernal y hay mucho por examinar y mejorar. Con la culminación de la Serie del Caribe, Omar Canizales Soto, presidente de la Liga Arco del Pacífico, analizó lo realizado en el que considera el año más complicado del deporte, que incluyó suspensiones de la liga por covid y un cambio en las transmisiones de los partidos.

El presidente charló con La Afición sobre las pérdidas, los retos venideros, y su disposición a apoyar a la Liga Mexicana de Beisbol en su protocolo covid previo al inico.

¿Cuál es el balance de la temporada en pandemia?

Yo la catalogo como extraordinariamente positiva. Cuando tantas ligas en el mundo no pudieron llevar a cabo sus torneos, cuando los escenarios estuvieron tan inciertos y el hecho de que nosotros, las 10 organizaciones de la Liga Arco, hayamos podido concluir la temporada, es un logro grandísimo, y todavía recibir un evento internacional como la Serie del Caribe (…) Lo considero extraordinariamente positivo.

El 6 de noviembre suspendieron 11 días la liga, ¿fue el punto de quiebre de la LMP?

Los escenarios inciertos y falta de conocimiento que se tiene acerca del virus nos fueron enseñando que, a pesar de todo el protocolo de más de 108 páginas, que hacer una PCR semanal no era suficiente, teníamos que encontrar una prueba que diera los resultados más pronto (…) Cuando entendimos que eso pasaba paramos la liga, teníamos un buen número de contagios en tres equipos, cortamos la cadena de contagios, comenzamos con las pruebas rápidas y las empezamos a hacer cada tercer día en lugar de cada semana, era el protocolo recomendado de Grandes Ligas, pero nos dimos cuenta que no era suficiente por la condición del país. La decisión de haber parado fue la mejor decisión que tomamos, no estaba en nuestro escenario, pero fue clave para concluir la temporada con éxito.

¿Cuál es el reporte de contagios?

Esos reportes los estamos recabando, tenemos uno general, pero faltan muchos. En el último reporte llevábamos alrededor de 2 mil 700 pruebas al cierre de la temporada, faltan las de playoffs.

Se habla de algunos contagios en Mazatlán, ¿ha hablado con las autoridades?

Es muy difícil poder determinar que si alguien fue al estadio y después tiene contagio de covid pueda decir que fue en el estadio. Seguramente la gente que fue al estadio es gente que también fue a un restaurante, bar o antro o se reunió con su familia y de alguna manera se contagió. Estoy mucho más seguro de las cosas que hicimos porque soy un caso de lo que sucedió. Yo me contagié en una reunión familiar y de ahí se desprendieron algunas cosas, es un virus muy contagioso. Por otra parte, cuando digo que soy una experiencia, mucha gente como yo y mis hijos que se contagiaron, generamos anticuerpos, y como tal no tenemos la posibilidad de ser contagiados en el corto plazo y tampoco contagiar, hay mucha gente que ya tiene algo que se llama inmunidad de rebaño y sabe que puede asistir a algunos eventos y sabe que no puede contagiar. He estado analizando lo que pasa en Mazatlán y en realidad no hay un despunte, hay 22 casos diarios, no es un tema tan significativo. La gente estaba asombrada con los protocolos que hicimos. En las seis delegaciones solo hubo cuatro positivos, dos panameños y dos venezolanos, eso habla del nivel de control de protocolos que se hicieron.

¿Fue el año más difícil de la historia en LMP?

En lo que yo tengo uso de razón sí fue la más difícil, definitivamente, no tengo una información muy lejana de alguna otra situación que haya puesto en riesgo el jugar, tenemos 76 años jugando ininterrumpidamente. En términos económicos, en pérdidas que llegamos a tener, esperábamos pérdidas menores, como no conocíamos del virus esperábamos que en octubre ya hubiera bajado para tener la posibilidad de meter en todos los parques una cuarta parte al estadio, pero finalmente no se pudo hacer en seis de los 10 parques. En los cuatro de Sinaloa estuvo por debajo de la capacidad que nos habían autorizado, eso habla de la responsabilidad con la que el aficionado asistió a los parques.

¿Qué tal el cambio de televisora?

Muy bueno el cambio, aumentamos la audiencia potencial, llegamos a mercados a los cuales no llegábamos, el propio Monterrey, a la Ciudad de México, al centro y sur. Sabemos que en el noroeste de México quizá Sky tiene menos presencia, pero esto le ayuda construir una nueva presencia en la zona. Ir a ocho países más es extraordinario. Cuando tomamos la decisión de unir los derechos de televisión en la liga para luego comercializarlos en 2009-2010, que fue mi primera temporada, hubo muchísimas críticas, la gente decía ‘¿¡cómo le vas a quitar el beisbol de la televisión abierta a gente que no tiene cable?!’, fue muy criticado, quizá la curva de aprendizaje fue mucho más pronunciada que la que tenemos con ahora.

¿Qué dejó el año para mejorar para la 2021-2022?

A partir de finales de febrero tendremos nuestra primera asamblea, nos deja muchos aprendizajes, como la oportunidad de eficientar costos; de no necesariamente hacer todo presencial; de entender que, ante escenarios complicados, si nos mantenemos unidos, podemos sacar adelante cualquier reto que se nos presente; fortalecimiento y relación entre jugadores y directiva con el gran esfuerzo que se hizo; la posibilidad de mejorar los temas de las transmisiones. Siempre hay muchas cosas por morar.

Si la LMB le pidiera un consejo para organizar una temporada en pandemia, ¿qué les diría?

Yo encantado, llevo una buena relación con Horacio de la Vega, también con muchos de los presidentes de la LMB, estoy en la mejor disposición de acompañarlos, de hacerles una exposición y compartirles nuestras experiencias. Compartimos beisbolistas, queremos lo mejor para el beisbol mexicano, que les vaya bien a la LMB, lo que ellos hagan bien nos ayuda a nosotros y lo que nosotros hagamos bien le ayuda a ellos, al final del día somos beisbol mexicano y queremos que crezca.

¿En 2014 imaginó, que 7 años después, Guadalajara tendría beisbol todo el año?

Sí, no me lo imaginé, lo pensé. Guadalajara es una gran plaza, con gran clima, un mercado interesante y ubicado geográficamente muy bien y así como nosotros tuvimos la posibilidad de acceder a un mercado tan importante como Monterrey, era casi ilógico que ellos no buscaran la plaza de Guadalajara. Le deseamos lo mejor a Mariachis de Guadalajara.

¿Se siente parte del crecimiento deportivo en Jalisco?

Sí, sin duda, porque yo estaba convencido de que en Jalisco había una gran cantidad de aficionados “dormidos”, y no porque estuvieran dormidos, sino porque no les habían traído el béisbol acá. Hicimos un análisis y vimos que había más de 900 mil personas cuyos origines eran de Sonora, Sinaloa, Nayarit y Baja California, y esa gente ama el beisbol y cuando llegara el beisbol del Pacífico irían a ver a sus equipos, paulatinamente la afición de Jalisco se iba a meter con su equipo y eso pasó. Para mí no es una sorpresa el éxito de Jalisco, dimos un paso con un análisis. Creo que, en el caso de Mariachis, después de ver el éxito que ha tenido Charros, es natural que piensen que es muy buena plaza y si la saben trabajar será benéfico para todos.

CGE