Ir al futbol en la nueva normalidad Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Ir al futbol en la nueva normalidad

Las costumbres y rituales semanales para seguir a nuestros equipos se verán modificados y traerán pérdidas económicas a los clubes.

Mexsport

Es muy pribable que debido a la pandemia del coronavirus tardará mucho tiempo para regresar a lo que conocíamos por “normalidad”, y eso aplica para todos los ámbitos, las situaciones recreativas relacionadas al deporte no se salvan.

Un estadio de fútbol convoca a muchas personas, tal vez nos quedamos solo con la idea de la afición en las tribunas, pero también hay vehículos con 5 tripulantes, estaciones y vagones de tren repletos, vendimia fuera de los estadios donde se aglomera gente, restaurantes con las mesas separadas solo lo justo para poder transitar.

Seguramente pensar en todo eso, para los epidemiólogos o casi cualquier otro médico, puede resultar terrorífico por la cantidad de posibles contagios de Covid-19 se puedan dar, y eso sólo si pensamos en el deporte, porque hay muchas más situaciones donde esto ocurre, como los trabajos y la escuela.

Sin lugar a dudas, será imposible evitar que esto ocurra. Si el fútbol no vuelve con aficionados, los restaurantes abrirán, y no es seguro que todos respeten las medidas de sana distancia. Los traslados en vehículos o transporte público lógicamente continuarán, y las consecuencias ahí quedarán, evidentemente las de salud, pero también las económicas y de convivencia.

Adiós a los rituales

¿Recuerdas los festejos y las pláticas con la gente que se sienta alrededor de ti? Bueno, aunque sea tu familia, es probable que no vuelvan a ocurrir en algún tiempo, por la necesidad de dejar varios lugares vacíos entre cada espectador. Los estadios tendrán que reducir su aforo permitido por tener que dejar lugares vacantes.

Esto obviamente traerá menos ingresos por boletaje, pero también menor recaudación por venta dentro del estadio, afuera del mismo, y también por la publicidad que solemos ver antes de que inicie el juego, como las personas que le dan la vuelta a la cancha con banderas de ciertas marcas, ¿qué sentido tendrá invertir en eso para los patrocinadores si nadie los verá? Menos dinero para los equipos.

Lógicamente es raro para los jugadores, y para todos en general, que los partidos tengan que ser a puerta cerrada, lo vivimos en el Tigres vs Juárez de la jornada 10, cuando todos nos dimos cuenta las cosas que lo gritó Ferretti a Gignac, que tal vez sean muy comunes pero no nos enteramos.

A partir de que vuelva el fútbol, vamos a tener que cambiar algunos hábitos, incluso no estaría tan seguro, y esto dicho como mera especulación de mi parte, que los clubes se animen a vender abonos para todo el año futbolístico, primero tendrán que resolver qué hacer con los juegos que deben de la última temporada, y luego ver si se permitirá tener gente en las canchas como para vender por adelantado los asientos.

Estoy seguro que dejo muchas cosas fuera de esto, como costumbres y hábitos, o hasta trabajo, que mucha gente tiene en una tarde de fútbol, y por supuesto ingresos que los equipos van a perder, como el estacionamiento.

Estamos viviendo una etapa de creatividad, hay que averiguar cómo resolver problemas, y por supuesto que también estamos en un momento de superviviencia. ¿Quién sabrá adaptarse mejor? ¿Cuáles equipos podrán sacar provecho de esto?