Francia. Como funcionan los telefonos del presidente Macron Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¿Cómo funcionan los teléfonos del presidente francés?

Los expertos apuntan que el nivel de seguridad de los teléfonos del presidente francés Emmanuel Macron, posible objetivo del programa espía Pegasus, depende del tipo de dispositivos y que algunos son vulnerables.

emmanuel macron
Archivo Milenio

Los teléfonos seguros de los que disponen los funcionarios del poder ejecutivo, como Emmanuel Macron, presidente de Francia tienen la reputación de ser complicados de usar, según los expertos en ciberseguridad. Debido a ello algunos prefieren utilizar sus teléfonos personales, incluso para comunicaciones que teóricamente no deberían pasar por ese canal.

Dentro del Estado, es la Secretaría General de la Defensa Nacional (SGDSN), y más concretamente el OSIIC (operador de sistemas de información interministerial clasificados) la que proporciona al ejecutivo (presidente y gobierno) sus medios de comunicación para toda la información clasificada, ya sean comunicaciones telefónicas o intercambios de datos. También proporciona los medios para comunicarse de forma segura con otros gobiernos y funcionarios del ejecutivo.

El presidente dispone de varios teléfonos personales, "cambiados, actualizados y protegidos regularmente", según una fuente cercana al ejecutivo y añade que la configuración de seguridad de estos teléfonos es lo más restrictiva posible y se bloquea la instalación de aplicaciones y descargas.

Entre estos teléfonos se encuentra el modelo Teorem del grupo tecnológico Thales, ultraseguro y destinado a las más altas autoridades, que permite el intercambio de información clasificada hasta el nivel de secretos de defensa. La empresa suministra teléfonos a las autoridades francesas desde 2012 y hay unos 5.000 dispositivos en circulación, según la misma fuente.

Teorem del grupo tecnológico Thales.
Teorem del grupo tecnológico Thales (Foto: Thales)

Sistemas de mensajería y de vigilancia

Los sistemas de mensajería encriptada, como Signal o Telegram, permiten cifrar el canal de comunicación, desde que el teléfono emisor envía el mensaje hasta que lo recibe el teléfono receptor. Al utilizar estas aplicaciones, ya no es posible escuchar las conversaciones conectándose a la red telefónica.

Sin embargo, cuando se escribe o se lee el mensaje, los programas espía como Pegasus son capaces de ver lo que se muestra en la pantalla.

Para la vigilancia de la seguridad de las comunicaciones del presidente francés se establecen varios niveles de confidencialidad según la naturaleza de la comunicación del jefe de Estado y los ministros. Para la información clasificada, el ejecutivo utiliza dispositivos Thales Teorem, mientras que los asuntos estatales rutinarios se gestionan con teléfonos más estándar.

Estos últimos son suministrados y protegidos por los distintos departamentos de informática de los ministerios, explica Gérôme Billois, experto en ciberseguridad de la consultora Wavestone Pero el uso de estos dispositivos menos seguros requiere una sensiblización del riesgo de espionaje por parte de los equipos de ciberseguridad del Estado.

Antes de cada reunión, los teléfonos personales del jefe de Estado y de los ministros deben dejarse en cajas especiales donde se pueda apagar el sonido y la red. Si se quiere una conversación confidencial, se tiene que poner el teléfono en una jaula de Faraday, utilizada para proteger de la contaminación eléctrica o dejarlo a 50 metros, explica el presidente del grupo parlamentario Agir Ensemble (mayoritario) Olivier Becht, que inició una misión parlamentaria sobre la digitalización del ejército.

Espionaje a otros jefes de Estado

El exinformático de la CIA y denunciante Edward Snowden reveló en 2013 la existencia de escuchas a gran escala por parte de la agencia de inteligencia estadounidense NSA. Los documentos establecieron que varios líderes, incluida la canciller alemana Angela Merkel, estaban bajo vigilancia.

En junio de 2015, los documentos publicados por WikiLeaks revelaron que tres presidentes franceses, Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande, habían sido espiados por los servicios secretos estadounidenses durante varios años.

A principios de este año, una investigación de la cadena de televisión danesa Danmarks Radio (DR) reveló que Estados Unidos había estado espiando a varios líderes europeos utilizando los cables submarinos daneses.

LAT