En Guadalajara hay 350 zonas propensas a inundación según experto Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Experto asegura que son 350 zonas propensas a inundación en el AMG

Para el investigador es fundamental contar con una estrategia de intervención de manera integral a corto, mediano y largo plazo.

Foto: Fernando Carranza

El desarrollo inmobiliario desmedido, la falta de una infraestructura adecuada, la perdida de los causes naturales y la poca visión del manejo integral del agua han provocado que las zonas más vulnerables a inundaciones hayan aumentado en los últimos años.

De acuerdo con el académico e investigador de la Universidad de Guadalajara, Luis Valdivia Órnelas, el pico más importante en el área Metropolitana de Guadalajara empieza a partir del año 2000.

Los primeros registros de inundación que son en la parte baja de San Juan de Dios aún se siguen dando y entonces ningún punto ha disminuido su registro de inundación, sino se han incrementado en superficie y también se han incrementado en peligrosidad, esto quiere decir que ha aumentado la altura de la lamina de agua y que ha aumentado la velocidad con la que el agua que se desplaza por estos sitio

Valdivia Órnelas indicó que el crecimiento de la ciudad comenzó a partir de los años cuarenta, fecha en la que se registraron las primeras inundaciones de manera considerable tras haberse entubado el Rio San Juan de Dios que yace oculto bajo la Calzada Independencia, sin embargo, aunque se estableció una estrategia de la ampliación de los colectores en los setenta continuó el registro de las inundaciones.

Un aproximado de 350 áreas geográficos son susceptibles a encharcamientos en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), según el mapa creado por investigadores del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

Todos los municipios tienen áreas muy problemáticas. Guadalajara tiene en la Zona del Deán, en la zona de la colonia ferrocarril, en la zona de San Andrés. Zapopan lo tiene en el área de arroyo seco, en el garabato, colomos. Tlajomulco lo tiene en el canal de las pintas, en las partes bajas del ahogado, en Santa Anita. Tonalá en las rucias

Explicó que siempre se ha apostado por solucionar las inundaciones por medio de infraestructura pero se debe incorporar nuevos criterios en donde se establezcan acciones para interceptar agua en las partes altas, ampliar las superficies verdes, incrementar la vegetación; hacer obras de retención ya que se le apuesta más al colector y al canal para poder manejar el agua de lluvia.

No solamente apostarle al colector, porque el colector tuvo una finita y actualmente todos los colectores pues ya no conducen o conducen mínimamente el agua de lluvia en un veinte o veinticinco por ciento, ante esta situación de que se perdieron la mayor parte de los ejes

Agregó que el problema se agrava con la desaparición de vasos reguladores, como es el caso de la Presa el Chicharrón, ubicado al lado oriente de la carretera a Chápala, y en Tlaquepaque a la altura de la colonia Las Liebres.

Para el investigador es fundamental contar con una estrategia de intervención de manera integral a corto, mediano y largo plazo para que la población marginada que se encuentra asentado en estos puntos de riesgo no esté tan expuesta ante estos fenómenos peligrosos que generan pérdidas económicas pero también pueden llegar a costar las pérdidas de vidas humanas.

MGB