Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Mujeres jaliscienses tienen cada vez menos hijos

Anteriormente el promedio era de 6.8 por mujer, actualmente tienen alrededor de 2.2; a pesar de esto, para 2050 habrá 10 millones en el estado.

En Jalisco hay 7.7 millones de habitantes. | Especial

A partir de 1970 a la fecha, en Jalisco ha disminuido de manera considerable la fecundidad: anteriormente se tenía un promedio de 6.8 hijos por mujer, y en la actualidad, las cifras muestran un promedio de 2.2 hijos y el incremento en la esperanza de vida no ha aumentado a pasos significativos debido al alto nivel de homicidios, siendo la causa fundamental de muerte por encima de enfermedades como la diabetes y el cáncer de pulmón.

Estos datos fueron presentados por Edith Yolanda Gutiérrez Vázquez, profesora investigadora del departamento de Estudios Regionales del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), una de los expertos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) que ofrecieron un balance sobre el envejecimiento, la fecundidad y la migración en el estado, en el marco de la celebración de los 30 años del establecimiento por parte de la Organización de las Naciones Unidas del Día Mundial de la Población.

Según la tendencia, la población mundial seguirá incrementándose; en el planeta habitamos alrededor de 7 mil millones 794 mil personas y para el 2050 alcanzaremos los 9 mil millones 735 mil pobladores y seguirá aumentando.

En México existen 121 millones de personas y para el 2050 alcanzaremos los 148 millones mientras que en el estado de Jalisco hay 7.7 millones de habitantes y en el 2050, se calcula que la cifra aumente a 10 millones. En el país tenemos actualmente una sociedad mayormente juvenil y no entraremos a una sociedad adulta mayor, sino hasta después del 2050, expuso la Dra. Patricia Noemí Vargas Becerra, Jefa del Departamento de Ciencias de la Salud del Centro Universitario de Los Altos, por lo que es importante que en el presente se trabaje en una estrategia futuro.

“Se debe trabajar en este momento con la población joven y adulta joven brindando las condiciones necesarias para que, cuando seamos una población envejecida, tener una calidad de vida aceptable, acceso a los servicios de salud, pensión digna y todos los servicios que requiere una vida de calidad y saludable en el envejecimiento”.

En el tema de la migración, el caso particular de México es fundamental, sobre todo en lo que respecta a la migración internacional, siendo una cuestión relevante que se mantiene siempre en la agenda política; así lo dijo Alejandro Canales Cerón, profesor Investigador del Departamento de Estudios Regionales del CUCEA, que mostró datos relacionados con el incremento en el número de pobladores nacidos en México que, hasta el 2008, arrojaban que el 60% de los migrantes eran indocumentados y el 40% tenían sus papeles en regla, cuestión que vino a cambiar; actualmente 60 por ciento tienen documentos y un 40 que no cuenta con ellos, presumiendo que ahora quienes deciden cruzar la frontera lo hacen ya con papeles.

“México, lejos de ser un país de viejos”

En Europa y Asia la cantidad de jóvenes se ha visto disminuida considerablemente porque muchas mujeres decidieron tomar caminos diferentes a la maternidad. En cambio, México está lejos de convertirse en país de viejos.

Así lo aseguró la Dra. Patricia Noemí Vargas Becerra, jefa del Departamento de Ciencias de la Salud del Centro Universitario de Los Altos detalló que a este país todavía no le ha afectado porque la tendencia es que las mujeres tengan menos hijos, no que no tengan.

“No es nada más que hemos decidido tener menos hijos, sino que algo que también ha abonado, es la fecundidad joven; en Europa, las mujeres no solo decidieron no tener hijos, sino que muchas decidieron tener menos hijos y en un momento más avanzado de sus vidas”, explicó la Dra. Edith Yolanda Gutiérrez Vázquez, académica del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

Lo que hace la diferencia con Europa, en palabras del Dr. Alejandro Canales Cerón, investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), es que allá no solo se respeta y se resguarda el derecho sexual y reproductivo, sino que eso va a asociado a otros derechos como al estilo de vida, al consumo, al trabajo y a la educación; eso permite que se posponga esta decisión, sustentada en que la mujer puede estudiar, trabajar, consumir, casarse y no tener hijos de inmediato.