En EdoMex, víbora de cascabel muerde a niño de 3 años Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Víbora de cascabel muerde a niño de 3 años que jugaba en el patio de su casa

Al instante de ser mordido, el niño comenzó a gritar y a llorar, por lo que su madre, quien estaba dentro de la casa, salió corriendo al patio para saber lo que le pasaba.

En EdoMex, víbora de cascabel muerde a niño de 3 años

Estado de México.- Un niño de tan solo tres años de edad jugaba en el corral de su casa cuando fue mordido por una víbora de cascabel, por lo que tuvo que ser trasladado en helicóptero de la zona de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatepetl a un hospital de la Ciudad de México, donde recibió atención especializada.

De acuerdo con el testimonio de la madre, quien contó lo ocurrido a elementos de Protección Civil Municipal, el niño estaba en la parte trasera de su vivienda, ubicada en el barrio San Martín, en Ecatzingo, Estado de México, cuando la víbora, que aparentemente venía del campo se le acercó y lo atacó en la mano izquierda.

Al instante de ser mordido, el niño comenzó a gritar y a llorar, por lo que su madre, quien estaba dentro de la casa, salió corriendo al patio para saber lo que le pasaba.

Lo trasladan en helicóptero

De inmediato, la mujer llevó a su hijo al Centro Especializado de Atención Primaria a la Salud (CEAPS) del municipio vecino Tepetlixpa para que le brindaran asistencia médica.

Sin embargo, en el lugar no contaban con el antídoto para contrarrestar el veneno de la víbora, por lo que se vieron en la necesidad de trasladarlo a otro hospital de la zona para su mejor atención.

En el Hospital General de Tepetlixpa fue estabilizado por el personal médico en turno, sin embargo, decidieron solicitar el apoyo de un helicóptero Relámpago del gobierno del Estado de México para poder trasladarlo por la vía área al Hospital Magdalena de las Salinas de la Ciudad de México.

Por medio de una ambulancia, el menor fue llevado hasta Chalco para que la aeronave llegara por él. De ahí, el niño fue trasladado al inmueble de la Ciudad de México donde por fin pudo recibir el antídoto del veneno de la víbora y con ello estabilizarse y quedar fuera de peligro