Covid 19. Dra Sarah Gilbert, creadora vacuna anti covid Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

La científica que sacrificó millones de dólares para salvar a millones de personas con vacuna anti covid-19

La doctora Sarah Gilbert creó una de las vacunas que ha permitido salir gradualmente de la pandemia

sarah gilbert
Archivo Milenio

Quizá no muchos conozcan la científica Sarah Gilbert, quien decidió sacrificar una ganancia potencial de millones de dólares para ayudar a salvar de vidas en todo el mundo con la vacuna AstraZeneca contra el covid-19 ya que se negó a patentarla o beneficiarse de ella.

Como el individuo que inventó la vacuna que tanto se necesita ahora, podría haber obtenido una gran ganancia. Rechacé la patente de la vacuna aparte de ganar algo de regalías por el arduo trabajo. No quería presentar una patente completa porque quería compartir los beneficios intelectuales con quien pueda producir su propia vacuna
Doctora Sarah Gilbert

Debido a ello Oxford y AstraZeneca acordaron no beneficiarse de la vacuna. Medios internacionales como la BBC informó que el costo de la vacuna AstraZeneca es de solo 4 dólares por dosis, considerablemente más barata que otras vacunas. También se ha dicho que la vacuna AstraZeneca tiene una eficacia del 92% y es eficaz contra la variante Delta.

Una carrera llena de éxitos

Tras obtener un título en biología en la Universidad de East Anglia, completó un doctorado en bioquímica en la Universidad Hull, a lo que siguieron trabajos en la industria de la biotecnología en la Brewing Industry Research Foundation, Leicester Biocentre y Delta Biotechnology.

En 1994 se unió al Departamento de Medicina Nuffield de Oxford, lugar donde trabaja desde entonces. Dio a luz prematuramente a trillizos en 1998, quienes ahora siguen los pasos de su madre, y los tres estudian bioquímica en la universidad. También fueron de los primeros voluntarios para el ensayo clínico de la vacuna covid-19 de Oxford.

Al comenzar su carrera en Oxford, se centró en la malaria y después de convertirse en profesora de vacunología en 2010, comenzó a trabajar en el enfoque que condujo a ChAdOx1. Esto utiliza un adenovirus de chimpancé genéticamente modificado que causa síntomas leves similares al resfriado en los simios, pero que normalmente no infectan a las personas, para transportar elementos de un virus dañino a las células humanas, donde estimulan el sistema inmunológico del receptor.

Cuando apareció el covid-19, ella estaba aplicando la tecnología a algunos de los virus, como la infección de Nipah, la fiebre de Lassa y la fiebre del Valle del Rift. Pero su laboratorio ya había producido una vacuna contra el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente, una enfermedad letal causada por otro coronavirus, la misma que proporcionó un modelo para la vacuna contra el covid-19.

LAT