El Charro Negro; historia y origen de la leyenda jalisciense Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Conoce la leyenda de El Charro Negro de Jalisco, el temible ayudante de Lucifer

Existen varias versiones de la historia , sin embargo, esto no resta su importancia en la cultura jalisciense.

Foto: Twitter

En Jalisco rondan leyendas populares que son conocidas por chicos y grandes, tal es el caso de la historia del Charro Negro, la cual es muy popular en La Perla Tapatía y en Tlaxcala. Pero, ¿Sabes de dónde es su origen?

El Charro Negro forma parte de las historias de San Juan de Los Lagos y tuvo un gran auge en el siglo XVIII, ya que las historias que rondaban por aquel municipio comenzaron a crear relevancia. Además, cabe destacar que El Charro Negro es popular, para eso basta un vistazo a las cintas cinematográficas y animadas que han realizado alrededor de esta leyenda.

El hombre que decidió vender su alma al diablo

Esta leyenda se centra en un ente de vestimenta obscura que porta un elegante traje de charro, sin embargo, a pesar de su aspecto no debe ser grato el encontrártelo por el camino, ya que según narra la leyenda, este hombre posee unos ojos atemorizantes que podrían compararse a unas bolas de fuego; además, suele aparecer montado en un caballo negro.

Según cuentan, El Charro Negro provenía de una familia humilde que lo apreciaba mucho, no obstante, al no poder cumplir sus caprichos y tras la muerte de sus padres, decidió pedirle ayuda al diablo.

A cambio de su alma, pidió tener riquezas, ya que creía que lograría la felicidad a través de ellas. Sin embargo, con el pasar de los años y embriagado de mujeres, alcohol y apuestas, quedó envuelto en soledad. Sobre todo, si el supuesto cariño que recibía era debido a sus riquezas.

A pesar del valioso intercambio que hizo para obtener lo que deseaba, también con el pasar de los años olvidó lo pactado con el demonio. Por ello cuando regresó por lo prometido, El Charro Negro se espantó por completo.

Decidió huir con una bolsa de monedas en mano y con su mejor caballo. Sin embargo, el diablo se dio cuenta que faltaría a su palabra y decidió emboscarlo, enojado le dijo que lo llevaría de inmediato consigo y aunque intentó escapar, fue demasiado tarde, ya que comenzó a marchitarse al igual que su fiel caballo que lo acompañó durante su viaje.

A partir de ese entonces fue condenado a sufrir en el infierno y es el encargado de buscar a aquellos que tienen deudas con Lucifer, además de deambular con la esperanza de que alguna alma en pena tome su lugar.

Adela, la mujer castigada por El Charro Negro

Alrededor de la leyenda, existe otra versión donde está implicada una mujer llamada Adela, la cual era constantemente reprendida por su naturaleza coqueta.

Fue durante una noche que Adela quedó deslumbrada por la imponente figura de El Charro Negro, quien dicen, la invitó a subir a su fiel cabello. No obstante, cuando Adela lo acompañó quedaron envueltos en llamas.

Algunos dicen que El Charro Negro la castigó por haber jugado con los hombres y otros cuentan, que Adela sólo se escapó con uno de los pueblerinos. Sin embargo, la historia tomó tal furor que durante algún tiempo las mujeres prefirieron tomar sus precauciones para no ser castigadas por el temible charro de ojos rojos.

Foto: Fernando Carranza

La charrería en México; cuándo y cómo inició

El 14 de septiembre es el Día del Charro en México, fecha que fue establecida con el fin de conmemorar la participación de la charrería en la cultura del país.

De acuerdo con historiadores, la charrería apareció por primera vez en el estado de Hidalgo entre los años 1531 y 1555. No obstante, este tipo de arte creció con el uso de los caballos, ya que comenzaron a emplearlos por su destreza y elegancia.

El 4 de junio de 1921, la charrería comenzó como deporte, debido al surgimiento de la primera asociación en el Distrito Federal y posteriormente, el 29 de abril de 1923, comenzó la segunda asociación con el nombre de Club Nacional de Charros Potosinos.

Finalmente, el 16 de diciembre de 1933 se fundó la Federación Nacional del Charro, la cual agrupa asociaciones de todo el país para organizar competencias del deporte nacional, mismo que fue declarado y establecido por el ex presidente Manuel Ávila Camacho.

Es importante mencionar que la charrería es catalogada como uno de los deportes más complejos, ya que se practica al aire libre y se usan todos los músculos del cuerpo al compaginar cada movimiento con el caballo y al aplicar fuerza para dominarlo.

MRG